Institut d'Estudis Fotogràfics de Catalunya
  • Linkedin IEFC
  • Instagram IEFC
  • Canal IEFC YouTube
  • Galeria de Flickr IEFC
  • Perfil Twitter
  • Pagina IEFC Facebook

Documentación > Arxiu Històric > Galerías Fotográficas > El Montseny > Artículo de Jordi Hernández

Tras los pasos de Artur Osona. El Montseny de los primeros excursionistas y turistas

Texto: Jordi Hernández

Galería Fotográfica: Tras los pasos de Artur Osona Galería fotográfica

El Montseny ha sido la montaña de referencia y uno de los primeros objetivos del excursionismo catalán. Un hecho concreto marcó la incorporación del Montseny en los itinerarios excursionistas: en el año 1879, la editorial de la familia Brusi editó la primera guía excursionista de una montaña catalana, Excursió a la muntanya de Montseny per un propietari de la vila de Breda, amb la traducció castellana i francesa.

Artur Osona (1840-1901), comerciante y escritor, fue el autor anónimo. Se trataba de un breve opúsculo escrito con un lenguaje sencillo y estructurado de manera esquemática y práctica, que daba todo el crédito a quien sería el gran pionero y divulgador del Montseny. Al cabo de un año, se volvió a editar otro con 25 itinerarios. Antes de morir, ya se habían hecho cinco ediciones de la primera. No tenemos duda alguna de que los excursionistas de comienzos del siglo XX siguieron los pasos de Artur Osona.

Las fotografías de la exposición pertenecen al primer tercio del siglo XX. No son de la época en que Artur Osona publicó las guías, pero fueron disparadas en localizaciones señaladas por el autor. Nos muestran el aspecto de aquel Montseny que sedujo a los primeros excursionistas.

Excursionismo clásico y excursionismo deportivo a principios del siglo XX

En Cataluña el excursionismo clásico, nacido a finales del siglo XIX bajo el estímulo de la Renaixença, redescubrió el territorio con finalidades científicas, artísticas, literarias y folclóricas; el excursionismo era el medio ideal. El excursionismo deportivo comenzó en el siglo XX, cuando ya había una importante tradición excursionista.

A pesar de las características específicas del excursionismo tradicional, el deportivo nació al mismo tiempo que el fenómeno de la práctica deportiva. El deporte, ligado a las áreas más industrializadas, fue propiciado por las clases acomodadas, que disponían de tiempo libre y de los recursos necesarios para practicarlo.

Con los años, la clase obrera, gracias a la mejora de sus condiciones laborales, se fue incorporando a la práctica deportiva; sobre todo, a los deportes más accesibles desde el punto de vista de los materiales y de los espacios. Este fue el caso de deportes como el atletismo, la lucha y, con el tiempo, patria y los mismos excursionistas lo acceptaron como una práctica deportiva: el excursionismo por el excursionismo.

El Montseny fue testigo y escenario del nacimiento del esquí en Cataluña. En el año 1909 tuvo lugar el I Concurso Catalán de Trineos al Matagalls. Aquel mismo año, el Mundo Deportivo, en la sección Sports de Invierno, informaba sobre las actividades del CEC para la temporada 1909-1910: ...se está terminando el refugio denominado "La Castanya", que junto con el Santuario de San Segimón, serán lugares apropiados para pernoctar los que al Montseny acudan. No obstante, el II Concurso Catalán de Trineos se hubo de retrasar por falta de nieve. Finalmente, por diversos motivos, se hubo de suspender definitivamente. La búsqueda de localizaciones más elevadas y con más probabilidades de nieve desplazó, a partir del año 1911, la práctica del esquí del Montseny hacia lugares más apropiados.

Excursionistas o turistas

A partir del año 1908, el turismo en Cataluña ya era objeto de un importante impulso, principalmente gracias a la creación del sindicato de iniciativa turística más destacado: la Sociedad de Atracción de Forasteros. En seguida, unos y otros interpretaron que el excursionismo había sido el precursor del turismo. El excursionismo había descubierto y mantenido elementos patrimoniales, que posteriormente pasaron a ser objetos de interés turístico.

El Montseny estaba lleno de atractivos de interés turístico y excursionista. Las guías de Artur Osona fueron verdaderas pioneras. Durante unos cuantos años, el excursionismo y el turismo, conceptos claramente diferenciados actualmente, se confundieron. Era una época en la que el excursionista turista todavía pertenecía a la burguesía acomodada y con frecuencia disponía de un vehíulo particular. Este excursionismo turístico convive con el excursionismo deportivo, que aún requería de los servicios de guías y mulos.

El excursionismo y la fotografía

La figura del excursionista fotógrafo fue muy importante. Fotógrafos o bien excursionistas aficionados a la fotografía, una afición cara, acompañaban a menudo al grupo. Gracias a ellos, podemos contemplar fotografías como las que os mostramos.

La fotografía pronto pasa a ser una actividad complementaria e inseparable del excursionismo: se considera como sección de las entidades excursionistas, se organizan actividades fotográficas, o incluso se habilita una estancia de los refugios para tareas propias de esta actividad.


Información relacionada:

Galería de imágenes: Tras los pasos de Artur Osona: el Montseny de los primeros excursionistas y turistas.

La Fotografía como recuerdo de Miquel Galmes



< Volver
Hilo de noticias RSS del IEFC © Institut d'Estudis Fotogràfics de Catalunya | documentacio@iefc.cat
Aviso legal | Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si está de acuerdo pulse ACEPTAR o siga navegando. Puede obtener más información clicando en Política de cookies
Política de cookies +