La Colección Miquel Galmes es un proyecto personal de su autor, el fruto de toda una vida dedicada a la fotografía.

Miquel Galmes (Barcelona 1937-2015) ejerció como fotógrafo artístico y profesional. Expuso en muestras individuales y colectivas en Catalunya, en el resto del Estado y a nivel internacional. Pero fue especialmente reconocido por la labor al frente del IEFC, entidad que creó en 1972, con el objetivo de fomentar, estimular e impulsar el estudio, la investigación y la difusión de la fotografía.

Paralelamente, Miquel Galmes construyó una colección particular inmensa. La fotografía era su pasión y su oficio. La fotografía como acto creativo, pero también como técnica, ciencia, industria y profesión. Y sobre todo, también como historia. Miquel Galmes quiso coleccionar la fotografía en pleno.

El legado que dejó, tanto el inmaterial como el material, confirma esta tesis, y, observándolo, vemos los pilares sobre los que quería asentar estos valores: Cámaras y otros aparatos fotográficos, Biblioteca y documentación textual y Fondos fotográficos.

Crear una colección como espacio de estudio e investigación, de carácter multidisciplinar donde aprender fotografía, entendiéndola en su más amplia definición: creativa, técnica, histórica y profesional.

Justamente, la simbiosis de las diferentes partes de la colección, la material, la documental y la creativa, dotan al conjunto de una fuerza y ​​una importancia de primer orden en el marco patrimonial y fotográfico de nuestro país.

Fue la voluntad de Miquel Galmes, que el IEFC fuera el depositario de todo su legado y el encargado de impulsar la creación de un Museo de la Fotografía.

 

Todo este patrimonio se encuentra actualmente en proceso de inventario, registro y catalogación. Son más de 500 metros lineales de objetos y documentación, muchos de ellos todavía en cajas no identificadas. Se ha actuado sobre una quinta parte de la colección. Se han limpiado, reinstalado y descrito más de 500 piezas. Se ha catalogado cerca de una cuarta parte de la Biblioteca, así como del fondo fotográfico.

El trabajo hecho necesita de un equipo multidisciplinar donde, a grandes rasgos, se cuenta con el asesoramiento de especialistas en historia y técnica de la fotografía, en documentación, restauración y conservación.

La vulnerabilidad de estos materiales piden un cuidado y unas condiciones de preservación específicas para garantizar su durabilidad y accesibilidad. La riqueza de este patrimonio histórico, artístico e industrial merece que pueda ser estudiado y difundido siguiendo con el trabajo que inició Miquel Galmes.

Siguiendo la voluntad de Miquel Galmes todo este trabajo quiere culminar con la creación de un Museo de la Fotografía, único de sus características en toda España. Un centro de formación, difusión y actividades para escuelas, universidades y otros centros educativos; y al mismo tiempo un lugar de referencia para investigadores y creadores.