Para mí la técnica es muy importante. Mi concepto se ajusta a sus límites. Veo lo que la cámara puede ver. Siento como si me volviese una cámara. Mi mente es una cámara oscura.

Hiroshi Sugimoto es un reconocido fotógrafo japonés nacido en Tokio en 1948. Comienza sus estudios de política y sociología en la Universidad de Saint Paul (Tokio), pero en 1970 se traslada a Los Ángeles para estudiar fotografía en el Art Center College of Design. Actualmente vive entre Nueva York y Tokio.

Influenciado por la técnica y estética del dadaísmo y el surrealismo, Sugimoto ha creado varias series de obras que tratan sobre lo animado e inanimado, lo real e irreal, el pasado y el presente, lo concreto y abstracto, lo visible e invisible. Sus obras se caracterizan por su belleza visual, el uso de la luz natural, las sombras y la pureza de formas y el dominio de la técnica, rechazando la tecnología digital a favor de métodos tradicionales. Para elaborar sus exquisitas imágenes en blanco y negro trabaja con una cámara de gran formato.

En conjunto, su obra constituye una profunda reflexión sobre la naturaleza de la percepción, de la ilusión, de la representación y de la vida y la muerte.

Es considerado un artista contemporáneo multidisciplinar que borra los límites entre la fotografía, la pintura, la instalación y más recientemente la arquitectura.

Algunos de sus trabajos son: Dioramas (1975-1999), Theaters (1975-2001), Seascapes (1980-2002), Architecture (1997-2002), Portraits (1999) o Joe (2004).

Ha expuesto en instituciones de renombre como son: Metropolitan Museum of Art y Museum of Modern Art de Nueva York; Museum of Contemporary Art de Chicago; Hara Museum of Contemporary Art de Tokio; National Gallery y Tate Gallery de Londres; entre otras. Ha recibido becas de la Guggenheim Foundation o del National Endowment for the Arts, y varios premios: Premio Internacional de la Fundación Hasselblad (2001), Premio Photo España (2006), Premio Imperial (2009), Medal with Purple Ribbon (2010), Officier de la Orden des Arts et des Lettres (2013) y Premio Isamu Noguchi (2014).

Para finalizar, os recomendamos que consultéis el libro titulado Hiroshi Sugimoto de que dispone la Biblioteca de Fotografía del IEFC, donde encontraréis una muestra significativa de imágenes de sus diferentes trabajos.